28.1.07

Te quiero porque me lo dice el médico

(HomeJan07)
¿Qué te han dicho?
Que mi inconsciente sigue mal estructurado
pero que no te pongas triste
que uno tarda años en curarse
y que falta mucho
y que te seguiré necesitando.

¿Y vas muy rápido?

No puedo saberlo.


12 comments:

UnderPressure dijo...

Ya actualice con un video que espero que guste, jajaaj, yo me lo pase muy bien haciendolo..

Mar dijo...

Los mejores paliativos contra esa enfermedad llamada amor, son los que podemos conseguir con las risas sinceras de los que nos rodean.. Los amigos a mi me los prescribió el médico. Ojo: Que toda medicina en exeso hace daño a la salud.

Mil besitos:Mar.

p.d: Me encanta la fotografía.

jerjes dijo...

El inconsciente nunca está mal estructurado, lo que está mal estructurado son nuestros pensamientos conscientes...los que nos llevan de un sitio a otrod e nuestra cabeza enredándonos, y haciendonos nudos innecesarios.


Besos!



p.s.Al final actualicé hoy

Suzanne dijo...

La pregunta del ¿y vas muy rápido? es genial, como si fuera un catarro pasajero... que en el fondo es pasajero pero no se cura en 7 días

El viajero melancólico dijo...

gracias.

gonzalo dijo...

me gustas así, dulcemente enajenada.

Groucho dijo...

Pues ya somos dos, yo tengo mal estructurado el inconsciente, el consciente, el subconsciente, y un poco el cuerpo, para acabarlo de rematar.

vic dijo...

Me recuerda a ese MARAVILLOSO fragmento de Jaime Sabines q tú me pasaste una vez: "Espero curarme de tí en unos dias,..."

La foto preciosa, muy colorida!!, da la sensación de que te curarás antes de lo que piensas ;-)

Un besazo!

Betote dijo...

¿Y no hay pastillas para eso?

Saludete.

Leicca dijo...

no hay.

pero vamos...
ir lento puede ser buena noticia
según dónde se halle uno.

Ara dijo...

Foto espectacular. Me encanta. Ir muy lento desespera, pero una vez curado uno no recuerda el tiempo que empleó. O ya le da igual. Saludos.

Mónica dijo...

Ciao,

Espero que la enfermedad se vuelva crónica, que no termine...

Un beso,

Me encanta el punto surrealista de tus letras